TRIBUNAL CONSTITUCIONAL ESTABLECE QUE EL FISCO NO PUEDE BENEFICIARSE DE SU PROPIA INEFICIENCIA - TRUJILLO ES HOY

miércoles, 13 de enero de 2021

TRIBUNAL CONSTITUCIONAL ESTABLECE QUE EL FISCO NO PUEDE BENEFICIARSE DE SU PROPIA INEFICIENCIA

 El reciente fallo del Tribunal Constitucional (TC) sobre el cobro de intereses

moratorios aplicados fuera del plazo de Ley en el caso de la empresa Paramonga, confirma y ratifica una

decisión del TC para determinar los plazos razonables en que debe actuar la Administración Tributaria

en la atención de controversias tributarias con los contribuyentes. Eso quiere decir que no debe cobrar

intereses moratorios cuya demora es entera responsabilidad de la misma Administración Tributaria y

que están fuera de plazo de ley.

En ese sentido, el TC ha sentado precedente en que fuera de los plazos legales que tiene la

Administración Tributaria para resolver cualquier procedimiento 6 meses en el caso de la SUNAT y 12

en el Tribunal Fiscal es inconstitucional cobrar intereses moratorios.

Esta no es la primera vez que el TC falla a favor de los contribuyentes, quienes no deberían ser

perjudicados cuando el Estado se demora exageradamente en resolver más allá del plazo dado por ley

sus casos. El TC se basa en el principio de razonabilidad y del derecho al plazo razonable, y estas

sentencias amparan a personas naturales como Emilia Medina de Baca así como una Pyme como

Icatom, una mediana empresa agroindustrial. El pasado 31 de diciembre, el TC también le dio la razón a

la empresa agroindustrial Paramonga.

Justicia tributaria

A partir del 2007 para SUNAT y 2015 para Tribunal Fiscal, los contribuyentes que tienen un reclamo en

SUNAT y cuyos casos exceden el plazo de ley establecido no pueden, de ninguna manera, verse

perjudicados con el cobro de una tasa de 14%, sino simplemente se le aplica el Índice de Precios al

Consumidor (IPC), el cual en el 2020 fue de 0.20%. El espíritu de la norma es que la demora del Estado

no puede trasladarse al contribuyente, sea natural, pyme o gran empresa.

Sin embargo cuando se dio esta norma, expresamente se omitió regular la situación de miles de litigios

que estaban en curso, en los que el Tribunal Fiscal demoró más de 4 años en promedio, y a pesar que la

única justificación para dicha demora era la ineficiencia del propio Estado (SUNAT creaba tantos casos,


que el Tribunal Fiscal demoraba AÑOS en resolverlos), la SUNAT pretendió cobrarle intereses moratorios

por todos los años de demora del propio Tribunal (hasta febrero de 2010 la Tasa de Interés Moratorio –

TIM era de 18% anual, bajando a 14.4% hasta marzo de 2020 y a 12% desde abril 2020).

De esta manera se corrigió los excesos y abusos por parte de la administración tributaria y Tribunal

Fiscal, pero como existen controversias anteriores a esos años y la norma no puede ser retroactiva, el

Tribunal Constitucional ha determinado –a través de tres resoluciones que plantearon la misma

pretensión de no cobro de intereses moratorios fuera del plazo de ley- que dicho accionar por parte de

la administración tributaria deviene en inconstitucional.

“Tratándose de la deuda en litigio, es decir, aquella originada en una fiscalización de SUNAT, desde el

2013 el Código Tributario establece que vencido el plazo dado por ley para que SUNAT y el Tribunal

Fiscal resuelvan una reclamación o apelación, respectivamente, se debe suspender el computo de

intereses moratorios. Esto es lógico, porque el fisco no puede beneficiarse de su propia ineficiencia)”,

señaló el tributarista Jorge Picón.

Luego de muchos años de litigio, empezaron a salir sentencias del TC que se amparaban en algo

sumamente lógico: el contribuyente no puede ser perjudicado cuando el Estado se demora

exageradamente en resolver sus casos, sobre todo más allá del plazo dado por ley. “El TC se ampara en

el principio de razonabilidad y del derecho al plazo razonable. Estas sentencias amparan a personas

naturales como Emilia Medina de Baca, así como empresas pequeñas y medianas como ICATOM, y

ahora a grandes como Paramonga”, agregó Picón

Existen muchos casos por venir, entre los que encontramos contribuyentes de diversos tamaños, en los

que resulta previsible que el TC mantenga el mismo criterio objetivo y técnico frente a cualquier criterio

efectista y/o tendencioso. Esto es una buena señal para la inversión, pues da seriedad a la justicia

tributaria peruana y promueve el respeto de los derechos de los contribuyentes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario