Quechua, ¿táctica para el desarrollo? - TRUJILLO ES HOY

martes, 7 de septiembre de 2021

Quechua, ¿táctica para el desarrollo?

 Hemos escuchado al presidente del Consejo de Ministros, Guido Bellido, hacer referencia al

Art. 48º de la Constitución Política del Perú: “Son idiomas oficiales el castellano y, en las zonas

donde predominen también, lo son el quechua, el aimara y las demás lenguas aborígenes,

según ley”, lo que nos hace reflexionar acerca de que en el Perú existen varias naciones;

entendiendo por nación al conjunto de personas que comparten ciertos elementos que

definen su identidad, como cultura, religión, idioma y territorio. Para analizar este problema,

desde el punto de vista administrativo, podemos hacer uso de las herramientas del

Planeamiento Estratégico, considerando el orden jerárquico de sus elementos: visión, misión,

estrategia y táctica.

La visión, describe lo que deseamos ser en el largo plazo. En referencia al Estado, es necesario

tomar en cuenta el Art. 44º de la Constitución, norma que prescribe como una de las metas de

la organización estatal: “… el desarrollo integral y equilibrado de la Nación”; aspiración que

deberían tener todos los países.

La misión, hace referencia a la razón de ser del Estado, tipificada en el Art. 1º de nuestra Carta

Magna: “La defensa de la persona humana y el respeto a su dignidad son el fin supremo de la

sociedad y el Estado”. El cumplimiento de la misión se ve disminuida por diversos factores, que

se presentan en el devenir de nuestra vida como República. Uno de ellos es la diversidad de

idiomas en el Perú (castellano, quechua y aimara), lo que no genera una “identidad nacional”,

todo lo contrario, nos separan en lugar de unirnos como país, generando dilemas lingüísticos y

étnicos que podrían retardar el desarrollo social y económico del Perú.

Para ilustrar cómo se supera esta dificultad, tomemos como ejemplo a la República de

Singapur, y sus logros obtenidos durante las últimas décadas. Es un país que tiene una

población de poco menos de seis millones de personas, una extensión de 730 km² (casi la sexta

parte de Tumbes), su PBI per cápita al 2020 es de $ 58486 (el Perú tiene $ 6126). Para

entender su avance, se tomará como referencia su independencia registrada en 1965; en ese

momento su PBI per cápita era de $ 516, mientras que, en el Perú, $ 441. Pero, ¿qué estrategia

consideró para conseguir este crecimiento y desarrollo?

La estrategia es determinar objetivos de largo plazo para lograr la misión; Singapur, al

momento de su independencia consideró apaciguar las tensiones idiomáticas existentes

(mandarín, malayo y tamil), convertir al país en centro del comercio internacional e

internacionalizar la educación. Plantearlo es sencillo, pero el inconveniente viene en el cómo

hacerlo, es decir, qué táctica usar.

La táctica es una acción concreta para cumplir la estrategia. El primer ministro de Singapur, Lee

Kuan, adoptó el inglés como idioma oficial, por encima de las lenguas maternas, y respetando

las mismas, es decir, adoptando una política de bilingüismo en la educación.

Los resultados son sorprendentes. Singapur es ahora uno de los países con mayor éxito en

combatir las tensiones étnicas y religiosas. Respecto al comercio internacional, es considerada

una de las principales ciudades globales, con trascendencia en el ámbito socioeconómico,

cultural y político. El informe PISA, que mide el rendimiento académico de los alumnos en

matemáticas, ciencias y lectura, agregó en el último examen del 2018 una nueva área

denominada competencia global, que considera la capacidad de analizar asuntos

internacionales e interculturales; ubicando a Singapur en el puesto 2 y al Perú en el 64.


Debemos aprender de ejemplos exitosos y analizar en qué medida son aplicables a nuestra

realidad; ver el panorama mundial, y tomar decisiones pensando en el futuro, solo así

lograremos un el desarrollo integral y equilibrado. Será conveniente pensar en lo siguiente: ¿el

idioma quechua es la táctica que nos podría llevar al desarrollo?



No hay comentarios:

Publicar un comentario