SE DEBE COMPRAR CON TIEMPO TERCERA DOSIS CONTRA LA COVID-19 - TRUJILLO ES HOY

domingo, 3 de octubre de 2021

SE DEBE COMPRAR CON TIEMPO TERCERA DOSIS CONTRA LA COVID-19

 El Gobierno Nacional debe adquirirlas para Salud y personas vulnerables.

 

En misiva al ministro de Salud, Hernando Cevallos Flores, el gobernador regional de La Libertad, Manuel Llempén Coronel, pidió al Gobierno Nacional asegurar con anticipación la compra de las terceras dosis necesarias para proteger a los trabajadores de Salud que siguen en primera línea en la lucha contra la covid-19 y para los grupos de personas vulnerables.

 

“Estamos considerando que este virus llegó para quedarse y que esto posteriormente será parte de la vacunación regular anual, por lo que, si no tenemos tercera ola, desde el 2,022 tendríamos que empezar a aplicar una dosis por año, como la influenza.”, manifestó al dar a conocer su propuesta, planteando que el Ministerio de Salud se anticipe y haga los contratos oportunamente, comprometiendo así el envío regular de las dosis.

 

“Los laboratorios que vendieron primeras y segundas están en la obligación de proveer la tercera dosis. Hay estudios que anticipan esta necesidad y debemos estar prevenidos”, dijo.

 

En la carta, el gobernador regional hace conocer la preocupación por la eventual aplicación de una tercera dosis de refuerzo de las vacunas contra la Covid 19, que podrían necesitarse para inocular a la población de mayor riesgo en los meses venideros, con el objeto de prevenir morbilidad y fallecimientos, ante la posible llegada de la tercera y cuarta ola de la pandemia.

 

La Libertad, ha inoculado con una o dos dosis de las vacunas suministradas por el Gobierno Nacional, al 50% de la población objetivo y seguiremos los planes de inoculación hasta alcanzar el máximo posible en los siguientes meses, pero los estimados de suministros de las vacunas se verán disminuidos por agotamiento de los stocks y de los contratos ya honrados por los proveedores, a más tardar en los primeros meses del próximo año.

 

Considerando que la pandemia será connatural a nuestro entorno nacional e internacional en el próximo quinquenio, y también a quienes no han optado por la inoculación, estaremos frente a un escenario en el cual nuestra población estará sujeta a un remanente apreciable de sujetos vectores del contagio y a la probable extinción de la protección original que producen las vacunas por caducidad de sus efectos o por la aparición de variantes más contagiosas y de mayor poder infeccioso que tendrán, necesariamente, un efecto mortal entre quienes resulten infectados y no estén protegidos con la doble dosis y una tercera de refuerzo, añade.

 

“Muchos países están considerando aplicar la tercera dosis de refuerzo, por prevención, a las poblaciones de riesgo. Tenemos que hacer algo similar, con tiempo” acotó, recordando que expertos de la Federal Drug Administration (FDA) de Estado Unidos, consideraron por votación unánime de 18 a 0, la recomendación de la inoculación de una tercera dosis de la vacuna de Pfizer, como refuerzo para las personas mayores de 65 años o en grupos de riesgo.

 

Los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades CDC, cuya fuente directa es el National Center of Inmunizations and Respiratory Diseases (NCIRD), recomiendan la aplicación de una tercera dosis una vez cumplidos 8 meses de la segunda inoculación. La European Medicines Agency (EMA) en conjunto con el European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC), recomiendan la aplicación de una tercera dosis en personas inmunodeprimidas, las que han sufrido trasplantes y las de la tercera edad, por precaución.

 

La inoculación con una tercera dosis debe ser parte de la política pública nacional de salud para la protección de la población, siguiendo el orden prelatorio que hubo al comenzar este proceso de vacunación, considerando que son los podrían estar acercándose al límite de presunción de pérdida de sus efectos, así como todo el grupo de riesgo que conforma el Cuadro de Implementación del Plan de Vacunación y Desarrollo, agrega el documento.

 

Llempén también está pidiendo información sobre las actividades desarrolladas para suplir los stocks de vacunas de diferente procedencia utilizados, ya que el número de vacunas contratadas, enviadas y utilizadas se volverá insuficiente y se agotarán en un momento determinado.

 

“Será urgente estar dotados de nuevos lotes para enfrentar la tercera y cuarta ola de la pandemia, hasta que esta se reduzca a límites controlables de manera permanente”, precisa Llempén, recalcando que es imprescindible comprar más dosis que aseguren la continuidad del proceso de inoculación después de febrero del próximo año, para asegurar la estabilidad sanitaria de la población y la reactivación económica sostenida.

 

Es conveniente saber si los 55 millones de vacunas comprometidos con Moderna (20 millones) y Pfizer (35 millones), según el anuncio del Gobierno, incluirán una tercera dosis para mayores de edad y grupos de riesgo ya que, en conjunto, solo alcanzaría para inmunizar vez y media a la población objetivo nacional, estarán disponibles no antes de finalizar el primer trimestre del año 2022 y su aplicación llevaría meses, como la espera de sus efectos.

 

Entendemos que las nuevas cartas de intención, tratativas preliminares, convenios o contratos de suministro deben estar en progreso hacia su cierre definitivo para así poder disponer de nuevos lotes y enfrentar satisfactoriamente la posibilidad de un recrudecimiento de la pandemia a partir de febrero o marzo del año 2022, complementa.

 

“Caso contrario, estaríamos frente a una situación insostenible de reactivación pandémica que el sistema nacional de salud, aún muy frágil, no podría contener con éxito”, expresa Llempén, pidiendo finalmente que el flujo de los lotes de vacunas no decaiga hasta que el control permanente haya sido instalado en la comunidad nacional.




No hay comentarios:

Publicar un comentario